We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El cainismo de la izquierda y sus chuches envenenadas

4 57 172
18.01.2019

Recoge Pablo Iglesias en el prefacio de su tesis doctoral una frase de Jorge Luis Borges aparecida en "El inmortal", un cuento incluido posteriormente en 'El Aleph'. “Cuando se acerca el fin”, sostenía el escritor argentino, “ya no quedan imágenes del recuerdo; solo quedan palabras”.

Es probable que tras el puente de plata que le ha extendido Iglesias a Errejón para abandonar Podemos por la puerta de atrás no queden ni imágenes ni palabras. Y si quedan, serán muy distintas a las que el propio Pablo Iglesias dedica a Errejón en su tesis. "A Íñigo", escribió el líder de Podemos en 2008, “lo conocí comiendo pan con azúcar —es como un suizo, decía— en el puesto de chuches de la facultad. Tuve la suerte de darle una clase (una sola) que me permitirá, en el futuro, presumir de haber sido profesor, nada menos, que de Íñigo Errejón” (sic).

Ya era hora: Errejón firma el acta de defunción de Podemos

Esteban HernándezLa temporada final de esa serie televisiva en la que se ha convertido Podemos también cuenta con un giro en la trama. Pero vendrá muy bien a la izquierda

Alumno y profesor han roto. Y lo que es más relevante: la quiebra definitiva de la confianza mutua (que ya era una realidad desde hacía mucho tiempo) aflora los viejos demonios familiares de la izquierda española, cainita como pocas. Lo que se ha venido abajo no es solo el fin de la inocencia de un partido-movimiento que floreció al calor de la crisis, y que ha comenzado a marchitarse en apenas cinco años de vida. Paradójicamente, en el momento en que surge un partido de extrema derecha que fragmenta un poco más el teatro político.

Lo llamativo vuelven a ser las causas del divorcio, y que tienen mucho que ver con el modelo de partido. Precisamente, además de otras cuestiones ideológicas, lo que llevó a la ruptura hace ahora justamente un siglo de socialistas y comunistas, y tiempo atrás de los anarquistas. Iglesias, como buen leninista, ha preferido siempre priorizar la organización a la ideología, lo que explica su intransigencia con las........

© El Confidencial